Esas nuevas modas

El nuevo trabajo de Joe la Reina

Con el recuerdo en mi “nopequeñacabeza” de estrofas como “…pena o la mía pena, me voy y que me espera…” o “…tiembla, tiembla, son delgadas nuestras piernas”, incluidas en su primer disco “Bailamos por miedo”, un disco difícil de encasillar y que escuché hasta el desgaste, también con el recuerdo de la imagen de los donostiarras, medio mod y aire folk, con Lucas Malcorra, el cantante, sin quitarse la mini-gabardina en el escenario (haría frio..??), han pasado ya 3 años y con todos estos recuerdos, mezclados con el reciente “blanco celestial” de Lucas en los últimos videos de adelanto de su nuevo álbum “Esas nuevas modas”, pues con este mejunje de recuerdos, me dispongo a disfrutar de su nuevo trabajo.

Imagen del videoclip de Chaveas

Nadie me representa” abre el álbum de 10 canciones, nuevos sonidos que vienen por el cambio en la formación y por las ganas de innovar, hablan de ellos, siguen haciendo lo que les gusta, con su personal y único estilo, sin intentar tener un hit.

Con estos nuevos sonidos “electrónicos” y voz distorsionada empieza “Soy uno más”, que nos lleva como una montaña rusa, de un leve soul, al casi rap y a una guitarra acústica, en la letra sigue su “autocritica”…??, siguen desnudándose..???.

Chico” recuerda a Battiato en su comienzo, habla de la inseguridad de la juventud y de que “solo espero, no mirar indiferente, la desgracia ajena de la gente…”

Con “Chaveas” en la mitad del camino, nos encontramos de lo mejor del disco, sin salirse de ese ecléctico estilo.

Le toca el turno a la bailable “Sitios bajos”, que no deja de sorprenderte en su tramo final, parece que el reggae surfero llega a los pocos segundos de “Otro día”, pero maravillosamente vuelve el cambio que te descoloca y en la que eso sí, el estupendo bajo lleva la canción desde el principio al final, la rutina y el trabajo nos hacen alejarnos “otro día” más, de quienes somos realmente, aunque siempre hay esperanza para poder ver anochecer y amanecer “otro día” y en el “… que otro día más, no voy a vivir de paso…”, otra joya de este disco.

Portada del disco

La complicada “Nada me falta” deja paso a una más cómoda “Leonor”, otra de las que más me ha gustado.

El disco acaba con “Neón”, en la que parece que nos cuenta su evolución, con frases como “…no eres nadie, siempre se sentía tan distante de su voz”, en la que de nuevo con un cambio radical de estilo, con guitarra distorsionada y bongo, escuchamos “…cuéntame hacia dónde vamos, guíame…” y que finaliza con frases en inglés y un bonito violín.

Algo más de 43 minutos después, me quedo pensando que, aunque el disco no ha salido fácil en su primera escucha y que mejora en las siguientes, me deja con el deseo de ver como lo desarrollan encima de un escenario, también me deja con el placer de pensar que en este maravilloso país, tenemos a bandas inquietas, de mucha calidad, que no se conforman con querer un hit, que hacen que la escucha de su trabajo sea toda una experiencia sonora y emocional, un espabilamiento sensorial.

Disfruten y sientan.

Un pensamiento sobre “Esas nuevas modas”

Deja un comentario