Post-punk infinito

En este puñetero mundo, en el que nos dejan vivir, no deberíamos de empezar, lo que iba a ser una reseña de un disco, con una noticia que no tiene nada que ver con eso.

Resulta que hace poco más de una semana, el trio italiano Soviet Soviet, se disponía a realizar una actuación en Seatle en el festival SXWS y también participar en la radio KEXP, pues al llegar al aeropuerto y tras ser retenidos durante más de 4 horas, fueron detenidos, esposados y pasaron la noche en la cárcel, para finalmente ser deportados como inmigrantes ilegales, según cuentan ellos mismos, simplemente por el hecho de confesar que no iban a cobrar nada por esas 2 actuaciones y defender que no necesitaban un visado de trabajo, para la entrada al país.

Quizá el nombre del grupo, mezclado con la psicosis paranoica del presidente de ese malaventurado país, fue suficiente para que este hecho, tan surrealista y lamentable sucediera.

Interminable (Endless) es el título del segundo largo publicado por la banda, eso mismo tuvieron que pensar mientras duró su privación de libertad.

Con las primeras notas del bajo en “Fairy Tale“, bien acompañado de una progresiva guitarra y seguido de la voz de Andrea Giometti, nos metemos de lleno en este disco de sonido post-punk.

Es complicado que hoy en día, un grupo que quiera seguir esta línea, logre no parecerse a Joy Division o a los más actuales Interpol, pero quizá Soviet Soviet, si lo consiguen, han creado su propia atmosfera musical, incluso arrimándose de vez en cuando a Placebo, pero con un ADN propio.

En “Remenber Now”, estamos ante la mejor canción del disco, la unión de la guitarra y el bajo, la potente batería y de nuevo la inconfundible voz de Andrea, marca identificativa del grupo, con estrofas como “When I lack control,You feel lost,But tonight don’t bring me down,I try words to win your heart”, hacen que se convierta casi en un himno.

Sobre la mitad del disco, nos encontramos con “Star”, la pseudo balada, “But tonight we’re on a star / every time, the whole time / she’ll take you and she’ll make you dream”, es un pequeño respiro para dejar paso de nuevo a una trepidante “Pantomime”, difícil de escuchar sin tratar de dar saltos, bailar y por supuesto empujar, sus más de cinco minutos de duración, le dan para llevarla muy abajo, casi pararla, para de nuevo levantarte del sitio.

Rainbow” y “Surf a Palm”, 2 buenísimas canciones que lo único que tienen de “malo” es tener a “Pantomime” delante, pero escuchadas por separado, sin seguir el orden, nos harán como poco mover el pie y/o la cabeza.

Llegamos al final con “Blend”, canción optimista pero con la guitarra más “agresiva” del disco…”Cuando te veo allí, el tiempo se detiene, con ternura, con pasión y poco a poco nos mezclamos“.

Para los viejovenes como yo, es gratificante, refrescante, que un grupo nuevo, te haga olvidarte de las comparaciones de las primeras escuchas del disco y te lleven a descubrir una nueva “marca” musical, sutilmente diferenciadora, pero integrada sin tapujos y con descaro en el más moderno post-punk.

Deja un comentario